Teléfonos | OIRS Ulagos | Correo Alumnos | Correo Institucional | Radio Online | UlagosTv | Biblioteca Central
 Buscar
    CAMPUS OSORNO |     CAMPUS PTO. MONTT |     SEDE SANTIAGO |     SEDE CHILOÉ
Ver Historial de Noticias Imprimir esta Noticias Volver al Inicio

Cambio de hora: cuidado con las alteraciones en el sueño
Experto sostiene que esta medida genera un impacto especialmente en los niños, sin embargo, asegura que hábitos como estudiar de noche son más perjudiciales para la salud.

  10/05/2017  


Este sábado 13 de mayo los relojes deberán atrasarse en una hora, ello se ha establecido como una manera de aprovechar la luz solar y ahorrar energía eléctrica. Sin embargo, este cambio según los expertos, genera algunas alteraciones en el sueño que bien vale tenerlas en cuenta.

Según el psicólogo, jefe de carrera (s) de la Universidad de Los Lagos, Rubén Celis, las personas funcionan en base a los ritmos circadianos que significa que estamos adaptados a funcionar con la luz del día y mientras va bajando la intensidad luminosa, nuestro metabolismo disminuye su nivel. “Este es un cambio que viene a atrasar en una hora el reloj, pero mi cuerpo aún no se ha acostumbrado a este nuevo reloj y lo más probable es que me cueste quedarme dormido en la noche, tenga cierto insomnio y al despertar estaré con más sueño, funcionando más lento”, sostiene el profesional.

Este cambio –indica- podría afectar principalmente a los niños que pueden presentar mayor irritabilidad en las mañanas producto que estarán con más sueño, dificultad para concentrarse, ánimo disminuido, ansiedad e incluso trastornos digestivos porque con el cambio de horario también se modifican los horarios de comidas, sin embargo, hace una salvedad con personas que tienen una necesidad menor de horas de sueño y pueden pasar este cambio sin presentar inconvenientes.

Según el experto, este periodo de acostumbramiento al nuevo horario podría durar algunos días y hasta una semana en ajustarse. Para ayudar a que este proceso tenga el menor impacto posible, recomienda comenzar antes a acostarse un poco más temprano, generar las condiciones para inducir el sueño dejando fuera los juegos electrónicos, celulares y pantallas de televisión. Es necesario evitar bebidas estimulantes como el té, café, mate, los chocolates, azúcar y no comer pesado en la noche.

“Yo diría que este cambio de horario es menor en comparación con otras cosas que hacemos más habituales y que perjudican nuestro buen dormir como es el estudiar de noche, salir a fiestas hasta que amanece, hacer una parrillada en la noche y acostarnos con el estómago pesado, esas cosas son más dañinas que un cambio de una hora. He visto estudiantes que se pasan toda la noche estudiando y llegan al otro día a dar una prueba muy cansados, con muchas dificultades de concentración. Se ha visto que la pérdida de sueño es similar al efecto que produce el alcohol en la sangre como: concentración, coordinación viso- motora, memoria, capacidad de raciocinio e incluso problemas en el lenguaje”, asegura.

El psicólogo sostiene que el sueño perdido no se recupera jamás, aunque al día siguiente la persona duerma muchas horas. La falta de horas de sueño cada noche tiene un efecto acumulativo que se traduce en efectos neurológicos importantes a medida que la edad del individuo avanza.

Compartir